Es el primer concurso en su tipo del hemisferio Sur, creado y organizado por el INSTITUTO NACIONAL VITIVINCULTURA, cada dos años construye una reunión de la vitivinicultura mundial, durante la cual expertos del mundo evalúan los perfiles y virtudes de los productos vitivinícolas de alta calidad. Este concurso ha logrado un gran prestigio a nivel internacional, desarrollado bajo el marco del reglamento internacional de concursos de la OIV y con su patrocinio.